Inicio de una nueva etapa

Inicio de una nueva etapa

Iniciar una nueva etapa en nuestra vida, un nuevo trabajo o proyecto siempre es algo que nos causa emoción, incertidumbre y mucho nerviosismo. Es algo normal, ¿y sabes qué?, disfruta mucho esas emociones ya que siempre las recordaras como algo mágico.

En este blog queremos compartirte algunos consejos para el inicio de esa nueva etapa, trabajo o proyecto en tu vida:

Organízate muy bien: haz una lista de toda aquello que vas a utilizar para ese nuevo comienzo, por ejemplo, si vas a iniciar un grado universitario asegúrate que tus horarios los tienes bien claros, que la documentación que has entregado este completa y que el material con el que vas a trabajar sea el adecuado.

Infórmate bien: conoce e investiga un poco más acerca de la universidad, trabajo o proyecto en donde pasaras gran parte de tu tiempo, esto te hará sentir más familiarizado y seguro.

Déjate sorprender: es bueno que te crees expectativas, pero no las pongas tan altas, deja que la vida y la situación te sorprendan gratamente.

Fíjate objetivos: visualízate en tu nueva universidad, trabajo o proyecto y escribe cuales son los objetivos que quieres alcanzar a corto plazo y mediano plazo, esto te mantendrá siempre motivado.

Aprende y déjate ayudar: es algo nuevo para ti, por lo que es importante que aprendas muy bien todo lo que oyes y escuchas, esto hará que cada día seas mejor en lo que haces, y algo muy importante, déjate ayudar, siempre habrá alguien que sepa algo que tu no sabes y viceversa, esto te hará más grande.

Mantén el ánimo siempre positivo: recuerda, intenta mantener el ánimo siempre positivo, esto te hará avanzar de mejor manera.

 

En EFEMálaga e ISBA hemos iniciado y estamos por iniciar nuevas etapas y ciclos, que ilusión nos hace formar parte de esta gran experiencia.

Aprovecha el verano al máximo

Aprovecha el verano al máximo

El verano es una de las épocas más esperadas del año, hace buen tiempo, los días son más largos y las personas estamos mucho más motivadas.

Sin embargo, el tiempo pasa volando y cuando menos nos damos cuenta ya estamos de vuelta inmersos en la rutina de la escuela, trabajo, obligaciones, etc.

Así que queremos darte 10 ideas para que aproveches al máximo el verano y hagas aquellas cosas que cuando no hay vacaciones son difíciles de llevar a cabo.

  1. Lee un par de libros de los temas que más te gusten, ahora es cuando tienes tiempo de leerlos con calma y sin prisas.
  2. Organiza un viaje con tus amigos para visitar lugares en los que nunca han estado, muchas veces al lado de nuestra casa hay sitios increíbles. Además de que hacer viajes con los amigos son de las experiencias más divertidas que podemos experimentar.
  3. Aprovecha para hacer limpieza en tu ordenador, te aconsejamos ordenar tus archivos por carpetas, elimina lo que ya no necesitas y actualiza todo aquello que se te va quedando rezagado.
  4. Organiza tu espacio en casa, esto siempre viene bien. Aprovecha para sacar todo aquello que ya no utilizas o que para ti ya no es de utilidad, hoy hay muchas páginas web en donde puedes poner a la venta todo esto o donarlo a alguien que aún puede sacarle partido
  5. Haz una lista de tus próximos proyectos, describe cada uno de ellos y aterrizarlos con fechas, recuerda que si no tiene una fecha de ejecución solo son sueños no una meta.
  6. Visita a familiares o amigos que hace tiempo no ves, seguro tus abuelos te echaran de menos y tus amigos seguro que tienen muchas cosas que compartir, y tú con ellos.
  7. Haz deporte cada día, esto es muy saludable para nuestro cuerpo, nos ayuda a estar activas en todos los sentidos, nos da buen ánimo y es bueno para estar en forma.
  8. Puedes aprovechar para empezar a aprender otro idioma, esto siempre te ayudará a conocer gente de otros países y a ampliar tu curriculum
  9. Asiste a eventos culturales, busco alguno que llame tu atención y aprovecha para aprender algo diferente.
  10. Puedes iniciarte en una actividad que te relaje como la pintura o hacer un pequeño huerto en casa, este tipo de cosas siempre dan calma y satisfacción personal.

Desde EFEMálaga deseamos que pases un verano maravilloso, lleno de actividades divertidas y que disfrutes cada minuto del día.

¡Una mente activa es una mente sana!

Tips para cuando te vas a vivir al extranjero

Tips para cuando te vas a vivir al extranjero

¿Qué debemos saber para irte a vivir al extranjero? Aquí tienes algunos valiosos consejos para que te sea casi igual de fácil que planear unas vacaciones de verano.

Quizás hemos exagerado un poco y tampoco sea tan sencillo, pero básicamente tenemos dos tipos de cosas que preparar: las que tenemos que dejar listas en nuestro país de origen y las que debemos completar en nuestro país de destino.

Checklist im Innland (lista de tareas en el país de origen)

Empecemos por las cosas que necesitamos “arreglar” en el país de origen:

Cancelación de contratos

Es muy importante que no nos dejemos ningún contrato activo (vivienda, gimnasio, telefonía, internet, etc.). Es muy importante informarse, en caso de tener permanencia, de si al mudarte al extranjero quedas exento de cumplir con esa permanencia.

Deshazte de lo innecesario

Cuantas más cosas tengáis, más aparatosa será la mudanza. Además, las mudanzas internacionales son caras. Lo mejor es llevar algunas maletas con ropa y dejar el resto en el país de origen. Si necesitas llevarte muebles, automóviles o similar, es recomendable pedir varios presupuestos para la mudanza y comparar, ya que así ahorrarás mucho dinero.

Pon al día tu documentación personal

Aunque los papeles más importantes se pueden renovar en los consulados, sí te recomendamos renovar la documentación si queda poco para que caduque          , si es que os queda poco tiempo hasta que caduque porque no sabes si te dará tiempo a volver para renovarla en plazo ni donde queda el consulado más cercano en el país de destino.

El pasaporte no es necesario dentro de los países de la Unión Europea, pero puede hacerte falta para  confirmar tu identidad.

Os cuento una anécdota: cuando fui a abrir una cuenta bancaria (online) en Alemania tuve que renovar mi pasaporte en el consulado porque el chip que tiene el carné de identidad español no se podía leer con el lector que tenían en Alemania.

Cuenta bancaria

Puedes tener varias cuentas en Europa, pero es recomendable que notifiques a tu sucursal el cambio de residencia y una vez allí, te abras una cuenta. Te recomendamos que al principio lo hagas de forma presencial, hasta que domines el idioma.

Aprende el idioma antes de irte

Aunque la mejor forma de aprender un idioma es sin duda la inmersión lingüística (o sea viviendo en el país nativo), te recomendamos aprender mínimo las nociones básicas antes de irte allí, aunque lo ideal es que viajes teniendo ya un nivel B1 (nivel con las competencias comunicativas básicas para interaccionar cotidianamente).

Checklist im Ausland (Lista de tareas en el país de destino)

Qué necesitas cuando llegues:

 Date de alta en el consulado y en tu municipio

 Esto se puede hacer personalmente o por correo postal.

 Matricula y asegura tu coche

 Por norma, se tiene un plazo para matricular tu coche, este plazo varía en función del país de destino y de tu estancia total. Puedes informarte mejor en esta web de la UE, aunque siempre es mejor preguntar en la dirección general de tráfico correspondiente. AQUÍ

 Organiza tu tiempo libre

 No todo es trabajar o estudiar. Crear redes sociales, hacer lo que te gusta o descubrir cosas nuevas forma parte de tu integración en el nuevo país.

Y esto es un resumen de algunas de las cosas más importantes que debes tener en cuenta si te vas a vivir fuera de tu país de origen.

Por supuesto, la motivación y las ganas de vivir una gran experiencia ya las tienes, por eso has leído este artículo. Así que el resto, será fácil. ¡Buen viaje!

Vivir en Friburgo

Vivir en Friburgo

Friburgo es una de las ciudades más solicitadas de Alemania. Estudiantes, jóvenes, turistas, empresarios, parece que todos quieran visitar a Friburgo. Y la gran mayoría le encantaría quedarse a vivir en esta ciudad al borde de la selva negra. Friburgo está situado detrás de las montañas, quedando separado de las ciudades grandes e industriales de Alemania. Con su horizonte abierto hacia Francia y Suiza, hacia Europa. Los habitantes al igual que su ilustre ciudad tienen también el horizonte abierto, a lo nuevo, a la innovación, a lo diferente, a lo que en otras ciudades difícilmente encuentra cabida. Un ambiente intercultural se ha formado desde tiempos antiguos en esta ciudad encantadora. Wilderich Weick escribió en 1823 sobre los habitantes de Friburgo: Son un pueblo alegre, hospitalario, contento y confortable.

Los muchos espacios verdes invitan a estar juntos e inspirarse mutuamente como aquí,

en el Café Europa, una de las numerosas opciones para tomarse un café o una tapa – a la alemana, en un ambiente joven e internacional, ubicado en el Platz der weißen Rose, dentro de la Universidad Freiburg.

 

En Friburgo la tradición y la modernidad van de la mano. Como podemos vislumbrar en su centro histórico con edificios tan emblemáticos como la Catedral, construida entre 1120 y 1230,

 

 

Y el nuevo edificio del ayuntamiento que se construyó en 2017

Casi mil años de diferencia, mil años de historia y mil años de constante desarrollo hacia un modo de vida sostenible y ecológico.

En y alrededor de Friburgo se encuentran grandes productores de agricultura ecológica y permacultura, pioneros a nivel nacional han establecido las bases para el control de calidad para estos alimentos naturales y sanos. Asimismo, hay una gran cantidad de empresas dedicadas a las energías sostenibles como la electricidad por paneles solares o la calefacción con calor de profundidad. ¡Como muestra el nuevo ayuntamiento, galardonado con el premio alemán de sostenibilidad por ser el primer edificio público en el mundo que genera más energía de la que consume!

 

La universidad Albert-Ludwig de Friburgo fue inaugurada en 1457 y sigue enseñando.

Sus paredes nos hablan de la gran historia de enseñanza que ha marcado la energía de Friburgo.

En esta espectacular foto podemos ver el contraste de su tradicional universidad y su edificio “hiper” moderno.

Hasta la fecha sigue siendo una ciudad universitaria con una energía siempre fresca, como el agua del río Dreisam que atraviesa la ciudad. Le da un aire particularmente calmado y agradable, parece que su movimiento constante esté apaciguando el ambiente de la ciudad.

En resumen, podemos decir que Friburgo es una maravilla ciudad, una verdadera joya al sur de Alemania. No dejes de pasar la oportunidad de visitar Friburgo, te aseguro que te vas a quedar maravillado ante su encanto atemporal.

 

Rudolf Wienand

¿Cómo son las navidades en Alemania?

¿Cómo son las navidades en Alemania?

En pleno espíritu navideño nos hemos preguntado cómo se celebra la Navidad fuera de nuestras fronteras, concretamente en tierras germanas. Hoy analizamos cómo se viven las navidades en Alemania.

 

El adviento o advent

Gran parte de las tradiciones especiales que llevan a cabo los alemanes en estas fechas tienen lugar a lo largo del mes de diciembre, no sólo en los días propiamente navideños del 24 al 26. Una de las más importantes es el adviento (o advent), tradición que viene del catolicismo, ya que marcaba las semanas de espera al nacimiento de Cristo.

En Alemania es costumbre tener en las casas una preciosa corona llamada Adventskranz que se compone de cuatro velas junto a ramas verdes y que se coloca el cuarto domingo antes de Navidad. Cada domingo se va encendiendo una vela y así se marca la cuenta atrás hasta el 24 de diciembre.

 

Corona de adviento en casa

 

Pero no sólo eso, el adviento marca el ritmo de muchas de las costumbres alemanas. Por ejemplo, las luces que decoran las casas sólo las encienden una vez que ya se ha encendido la primera vela. Y también es tradición que ese primer domingo la familia se reúna para hacer las famosas galletas navideñas que luego comerán durante las fiestas.

Tal como ocurre en España, durante el adviento es costumbre tener en casa, comprados o hechos, uno o varios calendarios de adviento (en alemán Adventskalender) que van del 1 de diciembre al 24 y con los que cada día se obtiene una sorpresa, chocolatina o regalito. Los encontrarás en el típico formato de ventanitas que vas abriendo cada día o, incluso, hechos de bolsitas de tela o de papel; ya que prepararlo supone también una actividad para hacer en familia en los fines de semana previos al mes de diciembre.

 

Calendario de adviento casero en Alemania

Los mercadillos de Navidad

Pasear por casetas donde artesanos venden sus creaciones, tomar los dulces y bebidas típicas y disfrutar de las luces, la decoración y el ambiente navideño es algo que le debemos a los alemanes. Y es que la tradición del mercado de Navidad nació a raíz del que es ahora el mercado navideño más antiguo de Europa, el de la ciudad germana de Dresde, que se organizó por primera vez en 1434.

 

Dulces navideños alemanes

 

Actualmente en la región podemos visitar más de 150 mercadillos y en ellos nos encontramos puestos y casetas bien adornadas que ofrecen objetos para decorar y regalar, pero también alimentos y bebidas típicas de la navidad alemana para disfrutarlas con amigos y familiares.  

Generalmente se ponen en marcha a mediados de noviembre, respetando el adviento (los domingos se cierra hasta que comience el adviento que ya sí abren a diario), o bien a partir del 1 de diciembre; y podemos visitarlos hasta el 27 o el 28 según la ciudad.

 

Mercado de Navidad en Alemania

El árbol de Navidad

Otra de las tradiciones germanas que hemos adoptado sin saberlo es la del árbol de Navidad. El llamado Weihnachtsbaum se implantó como elemento de la decoración navideña en Alemania en torno a 1605 y se extendió por el resto de Europa.

En un primer momento se adornaba con velas, manzanas y otros alimentos hasta que dieron paso a las actuales bolas y luces eléctricas. Lo típico es colocar un abeto natural, ya que tener un árbol de plástico está mal visto y “rompe las tradiciones”. Esto ha hecho que al finalizar las fiestas las calles se llenen de cadáveres de abetos cortados que ya no valen pero que, eso sí, los ayuntamientos recogen para reutilizar como fuente de energía con su quema.

 

San Nicolás (Sankt Nikolaus)

El antecesor al Papá Noel americano, San Nicolás de Bari, tiene mucha presencia en Alemania. Eso sí, lo celebran bastante diferente a lo que estamos acostumbrados. Allí su día es el 6 de diciembre y, según la tradición, Sankt Nikolaus dejará dulces, frutas y pequeños regalos en los zapatos que han dejado los niños en la puerta de la casa la noche anterior; siempre y cuando hayan sido buenos, eso sí.

Aunque no es festivo en el país, sí es un día que se celebra tanto en los colegios como en las oficinas, donde se recibe la visita de Sankt Nikolaus y se reparten regalos entre los compañeros.

 

Chocolate de Sankt Nickolaus

La gastronomía

¿Qué sería de un período festivo sin los alimentos y bebidas típicas para celebrarlo? Al igual que en España, en estas fiestas los alemanes se reúnen para comer y beber. En estas fechas nos encontramos platos típicos como las salchichas con ensalada de patatas, que no puede faltar en nochebuena; el ganso asado, o Weihnachtsgans; y la carpa horneada, o Weihnachtskarpfen.

Pero por supuesto algo imprescindible son los dulces. Ya hemos hablado de lo importante que es para las familias germanas reunirse a hacer galletas. Las Spekulatius, galletas con formas navideñas; o las Lebkuchen, que llevan anís, jengibre y frutos secos; se convierten en las grandes protagonistas. Aunque también son muy típicos los panes especiales, bien con pasas y frutas, como el famoso Stollen, o bien recubiertos de chocolate, como el llamado Baumkuchen.

 

Galletas en Navidad

 

Y ¿qué ocurre con la bebida? Pues en las navidades alemanas lo típico es beber vino caliente. Sí, como lo lees, vino caliente. Y es que no hay nada mejor para combatir el frío en estas tierras que el Glühwein, un vino especiado que se calienta y que se ha convertido en el mayor reclamo de los mercadillos navideños, es la bebida tradicional navideña por excelencia.

Si esto no te convence, también encontrarás otros ponches calientes, tés, infusiones e incluso un vino sin alcohol que aderezan con canela y azúcar y suelen beber los niños, ya que es más dulce.

 

Grupo bebiendo vino caliente o Glühwein

¡Y llegó la Navidad!

En Alemania son festivos el 25 y el 26, lo que alarga los días propiamente navideños desde el 24 al 27 en casi todas las regiones. El día de nuestra Nochebuena, para los alemanes se divide en una mañana estresante y una tarde/noche muy familiar. Es tradición buscar los regalos y envolverlos ese mismo día siempre que se pueda, por lo que las tiendas están abiertas por la mañana para todas estas compras de última hora.

Por la tarde las familias se reúnen en las casas, encienden la última vela de su Adventskranz y decoran el árbol de Navidad, ya que la tradición marca que los últimos adornos se coloquen con la llegada de Cristo. Después suelen celebrar una cena sencilla con la típica ensalada de papas y el ganso asado y abren los regalos que Jesús deja debajo del abeto.

 

Niña adornando el árbol de Navidad

 

Los días posteriores se centran en comidas y cenas familiares, ir a la iglesia, cantar villancicos y contar fábulas navideñas. Ésta última es también una importante tradición alemana que pasa de generación en generación, con la que los padres les van contando a sus hijos los cuentos típicos de Navidad, muchos de ellos adaptaciones de las historias de los Hermanos Grimm.

Y tú, ¿qué otras tradiciones conoces y te resultan imprescindibles en estas fechas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Nosotros os leeremos comiendo Stollen. Frohe Weihnachten! 😊

10 razones por las que irte a estudiar al extranjero

10 razones por las que irte a estudiar al extranjero

Estudiar lejos de casa y en otro país puede resultar una experiencia muy enriquecedora para ti y para tu currículum. Si aún dudas de si es para ti, te damos 10 motivos por los que deberías formarte en el extranjero.

Está claro que estudiar en otro país, lejos de tu familia y amigos, puede hacerte dudar sobre si será una buena idea o si merecerá la pena. Enseguida se nos pasan por la cabeza posibles impedimentos como el dinero, la distancia, el idioma… Pero alerta spoiler: sí, merece la pena y sí, deberías hacerlo. ¿Por qué? Pues hay muchísimas razones por las que viajar a formarte fuera puede cambiarte la vida, pero hoy te las resumimos en éstas:

 

1. Aprenderás otro idioma

Ya lo hemos comentado en varias ocasiones, una inmersión lingüística completa es la manera más rápida, sencilla y eficaz de aprender un idioma. Al vivir y estudiar allí no te quedará más remedio que intentar entender a los nativos y hacerte entender en tu día a día. Esa necesidad de supervivencia acelera la capacidad de tu cerebro de asimilar ese nuevo lenguaje y, seguramente, conseguirás desenvolverte mejor en dos meses que si hubieses estado dos años en una academia tradicional.

 

2. Saldrás de tu zona de confort

Alejarte de tu familia y amigos, de tu tierra y de todo lo conocido te obliga a salir de tu zona de confort, lo que acelerará tu capacidad de desarrollo en múltiples aspectos. Cuando estás fuera te vuelves más autónomo, aprendes a adaptarte a otras formas de vivir e, incluso, consigues adelantarte a algunos acontecimientos e imprevistos. Por algo no paramos de escuchar que todo lo bueno nos espera fuera de nuestra burbuja de confort. En definitiva, te abrirá un nuevo horizonte tanto a nivel personal como profesional. 

 

Mochilero en la ciudad

3. La educación intercultural 

Conocer otras culturas, integrarte en ellas y desarrollar una nueva perspectiva social es algo cada vez más valorado por las empresas a la hora de contratar a sus trabajadores. Estudiando en otro país podrás comprobar que hay tantas costumbres y formas de vivir como personas. Tener una educación intercultural te aporta valores nuevos y un enriquecimiento personal que no puedes obtener sin ver de primera mano esas historias de cada nueva persona que se cruce en tu camino durante la experiencia.

 

4. Es un valor extra para tu CV

No es lo mismo que en tu currículum aparezca que tienes una carrera y un B2 de un idioma a que figure que esa carrera (o parte) la has estudiado directamente en el extranjero y allí has adquirido un B2 o el nivel que sea. Las empresas saben que apostar por un trabajador que ha estado en el extranjero es un valor seguro, ya que buscan esa capacidad de desarrollo y adaptabilidad que el 99% de las personas que se forman fuera adquieren durante ese período. Además, son conscientes de que has podido desenvolverte en un país con un idioma distinto a tu lengua materna, por lo que ya no se trata de un título si no de dominarlo de verdad. Sin duda, tu currículum pasará automáticamente a estar por delante del de muchos otros candidatos de cara a un puesto laboral.

 

Currículum sobre la mesa de la oficina

5. Aprenderás con otros modelos educativos

Cuando decides que vas a estudiar en el extranjero amplías enormemente el horizonte educativo, es decir, puedes decidir entre los diferentes modelos formativos que existen actualmente en los distintos países y elegir el que mejor se adapte a ti. Cambiar el sistema en el que estudias te ayudará a conocer nuevos métodos de aprendizaje y a obtener nuevas herramientas para ello. A veces, un nuevo esquema de estudio puede ser la clave para que lo superes con éxito.

Además, viajando fuera tienes la opción de especializarte en tu sector en una era en la que cada vez son más importantes los pequeños nichos. Si tu área nació en un lugar en concreto, seguramente se valore más que estudies allí y podrás aprender de manera más específica y enfocada al futuro que quieres conseguir.

 

6. Conseguirás una red de contactos internacional 

Se dice que hay que tener amigos hasta en el infierno y es verdad. Conseguir una amplia red de conocidos y amistades por todas partes del mundo y de diversos ámbitos puede ayudarte en un futuro para viajar más, conocer nuevas actividades o acceder a un puesto de trabajo. Pues bien, vivir un tiempo en el extranjero te abrirá un enorme abanico nuevo de gente que conocer y con la que poder integrarte y desarrollar lazos que pueden terminar siendo amistades duraderas. Sal, socializa y habla con todo el mundo. Estarás practicando idiomas a la vez que creas contactos.

 

Grupo de amigos brindando

7. Podrás hacer más turismo 

Cambiar tu ciudad natal por otro destino te acerca a muchos lugares que seguramente siempre has tenido muy difícil conocer. En tu tiempo libre podrás hacer escapadas, conocer otras ciudades e incluso viajar a países vecinos y hacer turismo. Se vuelve algo mucho más fácil y accesible. Además, cuando creas amistad con los nativos, éstos se convierten a menudo en tus guías y pueden llevarte a sitios menos conocidos y que de otra manera nunca hubieras podido ver ni conocer.

 

8. Accederás rápidamente al mercado laboral 

Si unimos las nuevas competencias que adquieres en base a una experiencia en el extranjero, como la capacidad de adaptación y la autonomía que antes comentábamos, a la educación intercultural y el aprendizaje de un nuevo idioma; tenemos un perfil profesional que destacará muy por encima de aquellos que sólo hayan estudiado en su país natal. Estos valores, junto a tu nueva red de contactos, acelerarán exponencialmente tus posibilidades de acceder al mercado laboral. Las empresas buscan trabajadores con un desarrollo cada vez más completo y, por tanto, esto resulta un valor añadido que suelen tener mucho en cuenta.

Si además, a la hora de elegir un sistema educativo, has elegido un modelo de formación dual, directamente ya formas parte de una empresa y es muy probable que al finalizar los estudios continúes allí; por lo que te ahorras muchos meses de ese bucle en el que se encuentran la mayoría de universitarios en nuestro país a los que no contratan sin experiencias pero tampoco les dan la opción de conseguirlas.

 

Chica feliz en el ordenador

9. Desarrollarás una mentalidad global

Empaparte de una cultura extranjera te hace ver la propia desde otra perspectiva, lo que ayuda a crearte nuevas ideas, visiones y opiniones acerca de ti, tu vida y del mundo que te rodea. Tras vivir en el extranjero ya le habrás perdido el miedo a salir de tu zona de confort, por lo que automáticamente se te amplían las metas y objetivos porque ya no dependen del lugar al que tengas que ir para conseguirlas; además de que ya estarán libres de muchos prejuicios con los que crecemos de forma inconsciente. Una mentalidad global hará que incluso te plantees cosas que antes ni siquiera imaginabas y que puedas comprender mejor el funcionamiento de otros sistemas de trabajo y de otras formas de vida; lo que ayudará a que te adaptes más rápido a una nueva situación y que crezcas personal y profesionalmente.

 

10. Te pagarán por estudiar allí

Hemos dejado lo mejor para lo último y es que sí, hay países que te pagarán porque estudies allí. Cada vez más universidades luchan por el sobrenombre de Internacional porque genera prestigio y atrae a más estudiantes, por lo que facilitan mucho la integración y la entrada de estudiantes forasteros a sus clases. Pero no sólo eso, los propios gobiernos quieren formar a jóvenes de fuera de sus fronteras para que se queden allí y aumentar su mano de obra cualificada, por lo que dan multitud de ayudas y becas que te sustentan mientras estudias. Hay ayudas al transporte, para el alojamiento o incluso una mensualidad para tus gastos de manutención. Es el caso de países como Australia, Dinamarca, EEUU o Alemania.

Así que si después de todas estas razones seguías preocupándote por el coste de ir a estudiar a un país extranjero, ya no tienes que preocuparte por ello.

 

Maleta y pasaporte

 

En conclusión, estudiar en el extranjero es una experiencia inolvidable y muy enriquecedora que, sin duda, marcará un antes y un después en tu vida. Puede suponer una gran diferencia en el futuro y acercarte a lo que realmente quieres, para que puedas trabajar en tu sector con mejor calidad de vida.

Fotos: Pixabay y Pexels.

Abrir chat