Un hotel es una de las entidades más apasionantes de gestionar. En un mundo cada vez más globalizado y con más competencia, gestionar un hotel de forma exitosa se convierte en una tarea apta solo para los profesionales más capacitados. Quien administre o gestione un hotel debe ser capaz de comprender su complejidad, gestionando no solo los factores internos sino reaccionando adecuadamente a aquellos factores externos que puedan afectar en la facturación o afluencia del hotel.

A continuación te contamos 7 claves más importantes para administrar un hotel de forma exitosa que no puedes perder de vista.

7 claves para administrar un hotel con éxito

Estas son las 7 claves principales para administrar un hotel con éxito (aunque hay muchas más ya que como comentamos, es una gestión compleja y muy amplia).

1.Siempre el centro está en el cliente

Focalizar los esfuerzos en que el cliente esté tan satisfecho que quiera repetir, e incluso nos recomiende, es la principal clave del éxito. De nada sirve gestionar un hotel si el foco no está en ser empáticos, amables y profesionales. Escuchar de forma activa las sugerencias y trabajar nuestra inteligencia emocional y así encontrar el equilibrio entre lo económico y lo que realmente es importante para nuestro huésped.

2.El personal tiene que estar plenamente capacitado

El sector turístico evoluciona continuamente. Contar con un equipo de profesionales siempre formado y a la última, marcará sin lugar a dudas una diferenciación. No importa el tamaño o categoría de nuestro hotel: el personal siempre debe estar cualificado y orientado al cliente. Ahorrar costes en la contratación de personal no cualificado es un error bastante común en el sector hotelero, y es una de las principales quejas por parte de los clientes. Por otra parte, intentar mantener satisfecho y feliz también a nuestro personal hará que la atención siempre sea empática y profesional.

3.Liderar y no mandar

Liderar y mandar son conceptos muy distintos. En el sector turístico la rotación de personal suele ser muy elevada, principalmente por jornadas de trabajo muy abusivas y por jefes que siguen sin comprender que imponer no es una estrategia ganadora a largo plazo. Liderar significa ser empático también con nuestros trabajadores y predicar con el ejemplo. Contar con una buena actitud y capacidad de comunicación hará que nuestro equipo se mantenga unido y todos los esfuerzos se focalicen en la misma dirección.

4.Escuchar a nuestros clientes y aportar canales de comunicación bidireccionales

Escuchar a nuestros clientes es la base fundamental en la que tiene que sustentarse toda la gestión de nuestro hotel. Para ello, es importante dotar a los clientes de canales de comunicación bidireccionales en los que se sientan cómodos al expresar su opinión. Encuestas de satisfacción, tarjetas de fidelización, redes sociales… dar a nuestros clientes la posibilidad de expresarse y dedicar tiempo a analizar sus opiniones hará que podamos ofrecerles aquello que realmente valoran de nuestro hotel y diferenciarnos así de la competencia.

5. Tener un plan de negocio claro

Este es otro punto que parece muy básico, pero que pocos negocios hacen: contar con un plan de negocio. ¿Cuáles son tus objetivos anuales? ¿Qué te diferencia de la competencia? ¿Cuáles son tus principales beneficios? Contar con un plan de negocio hará que nuestro hotel una única dirección y todas las decisiones estén alineadas a la consecución de los objetivos planteados. No tengamos miedo a plantear objetivos; miedo debería darnos gestionar una empresa sin rumbo.

6. Utilizar los recursos tecnológicos

El sector turístico es uno de los más afectados por la innovación tecnológica en los últimos años. Focalizarse en utilizar las nuevas tecnologías no solo en la gestión interna del hotel, sino también en la comodidad del huésped, hará que nuestro hotel tenga más posibilidades de tener éxito.

7. Fidelizar (aquí está la clave)

Conseguir un cliente nuevo es mucho más caro que fidelizar uno ya existente. Si toda la experiencia de alojamiento ha sido un éxito, nuestro cliente querrá volver a alojarse y nosotros debemos ponérselo fácil (o más difícil a la competencia): tarjetas de fidelización, beneficios, detalles… hay un sinfín de posibilidades para que conseguir que nuestros clientes se sientan especiales.

¿Y tú qué opinas? ¿Qué otras claves consideras fundamentales para una gestión hotelera de éxito? ¡Te leemos en comentarios!