fbpx

Si trabajas en el sector del turismo o vas a trabajar en él, seguramente ya habrás notado cómo ha ido cambiando éste a lo largo de los últimos años. La digitalización, la moda de viajar por sensaciones o la amplia competencia actual, son sólo algunos de los factores que tendrás que tener en cuenta si quieres satisfacer las exigencias del turista en pleno 2019.

Tras la sorprendente noticia de la quiebra del gigante británico Thomas Hook al comienzo de este otoño, ha quedado más claro que nunca eso de “renovarse o morir”. Y es que hoy en día los viajeros ya no abogan tanto por aquel paquete turístico de agencia con la semana a todo incluido preparada. Tenemos Internet al alcance de nuestra mano y, con ello, todo tipo de información acerca de los lugares, alojamientos y experiencias de cada país y rinconcito del planeta.

Algo que no deben perder de vista los empresarios y trabajadores del sector: la digitalización ha llegado para quedarse. Está claro que ha revolucionado la manera de buscar, reservar y disfrutar los viajes por completo, así que hay que estar preparado para ello.

 

Hotel en plena naturaleza

Diferenciación

 

En un mundo donde la imagen en redes ha pasado a ser casi más importante que el viaje en sí, prima lo diferente y exótico. Saber ofrecerle al turista una experiencia peculiar, distinta y de calidad con la que presumir en su ámbito social es fundamental y te hará ganar puntos de cara a los clientes.

Es la clave de que los eventos, sean culturales o deportivos, o la oferta de actividades unida al alojamiento en sí, estén teniendo tanto éxito. Últimamente el viajero se deja guiar por sensaciones y tiene en cuenta antes el propósito del viaje que el destino que vaya a visitar.

 

Turista haciendo fotos con su móvil

El mundo digital

 

Como ya hemos comentado, Internet es el culpable de haber revolucionado el sector de pies a cabeza. Los turistas conocen los destinos a través de una fotografía que vean en Instagram, una página de Facebook o un anuncio en Google; y a raíz de ahí ellos toman la iniciativa a la hora de recopilar toda la información, comparar y reservar su estancia.

Esto hace que cada empresa que se dedique al turismo tenga que tener en cuenta su reputación digital y la obligación de conseguir llamar la atención y curiosidad de los potenciales clientes. Facilitar la información y acelerar los trámites de reserva y check in son factores también primordiales a la hora de ser el elegido por los turistas.

 

Cascada y senderismo

Calidad y calidez

 

Vivimos sumergidos en una vorágine de estrés, prisas y deshumanización dentro de las rutinas urbanas del día a día. Esto hace que cuando viajemos, no sólo busquemos un trato personalizado y aquello de “que nos mimen por un día”, también lo exigimos para poder sentirnos a gusto en nuestras vacaciones; es decir, se ha convertido en algo que no puede faltar.

Está claro que éste es un factor que está ampliamente unido a lo que antes comentábamos acerca de las sensaciones. Es importante generar un vínculo con el cliente para que aporte una buena valoración en redes sociales y pueda aumentar nuestra reputación digital.

Saber diferenciarse y adaptarse a la digitalización que hemos vivido en los últimos años son las claves para tener éxito entre los turistas de hoy en día.

Por supuesto, al haber mayor información en Internet y, por tanto, tener más acceso a la competencia, aumenta también la exigencia del turista en cuanto a la calidad del servicio. Hoy en día, si el viajero no se siente cuidado, cambiará rápidamente a otro lugar y ya no habrá más oportunidades. Eso sí, no nos fijemos sólo en lo negativo, este auge de las redes sociales también aumenta exponencialmente la buena reputación cuando el servicio resulta bueno y agradable.

En definitiva, si queremos llegar y captar al turista actual, tenemos que tener en cuenta cómo nos encuentran y cómo se mueven a través del mundo digital. Es importante que tanto empresarios como trabajadores se formen y actualicen en cuanto a las nuevas tecnologías y los cambios que se van produciendo en el mercado constantemente.

Y tú, ¿eres exigente cuando viajas? Cuéntanoslo en los comentarios.