Los españoles solemos pensar en Alemania como un país con clima frío, idioma difícil y muy industrial. Y, la verdad, puede que no nos falte razón, pero hay mucho más que eso. Existen rincones que te van a enamorar y, sin duda, harán que quieras mudarte a vivir allí.

Estamos hablando, cómo no, de la región de la Selva Negra; un territorio con paisajes y pueblos de cuento que nada tienen que envidiarle a la Alsacia francesa o a los alpes suizos. Friburgo, o Freiburg, es su puerta de entrada; pero, además, es la cuarta ciudad más grande de Alemania. Es conocida especialmente por sus canales de agua y por ser una ciudad universitaria que recibe a más de 24.000 estudiantes al año. 

Freiburg, ciudad verde

Pero, sin duda, el título que más orgullosos están de lucir sus habitantes es el de la “ciudad verde”. Y es que Friburgo está declarada la capital ecológica alemana con diferencia y, probablemente, sea la urbe más sostenible de Europa. Algo rápidamente apreciable mientras paseas por sus calles, ya que en todo el centro no verás ni un solo coche. En su lugar, tranvías, bicicletas y peatones son los verdaderos dueños de las calles. Y la verdad, además de que esto hace que la ciudad sea mucho más tranquila y se respire un aire bastante puro, también hace que puedas disfrutar mejor de sus suelos adoquinados y su estética medieval.

Friburgo fue una de las zonas más castigadas durante la Segunda Guerra Mundial. Se destruyó el 80% de la ciudad a causa de los bombardeos. Pero, lejos de quedarse en ese gris de las cenizas, decidieron hacerla resurgir cual ave fénix y convertirla en la ciudad verde que es ahora. En su reconstrucción, ya enfocada desde un modo sostenible, se han recuperado los edificios históricos y ese aire de cuento que consigue la arquitectura gótica europea. Sin duda, en cuanto contemples sus calles, rincones y recovecos, vas a enamorarte completamente de este lugar.

Calles del casco histórico de Freiburg

El enclave en el que se encuentra también ha favorecido mucho esta evolución. Friburgo es la ciudad más cálida de Alemania gracias a sus 2.000 horas de sol al año. Algo muy a tener en cuenta para cualquier español (y sobre todo malagueño) al que le cueste renunciar a nuestro clima. Allí sí te vas a encontrar cielos azules e, incluso, un verano caluroso. Pero no te preocupes, podrás refrescarte en sus canales de agua que recorren la urbe al más puro estilo veneciano. Eso sí, ten cuidado si te caes, ya que según cuenta una de sus leyendas, quien ponga el pie en un Bächle (canal) por accidente, acabará casándose con un Freiburger o una Freiburgerin.

Tanto sol hace que puedan generar su propia electricidad casi de manera autónoma, puesto que la mayor parte de la energía la obtienen a través de los múltiples paneles solares que se encuentran tanto en los edificios públicos como en las viviendas particulares. De hecho, son pioneros en los llamados «edificios pasivos», que ahorran el 90% de la electricidad gracias al aprovechamiento de recursos y su arquitectura sostenible.

Puente azul o Wiwili en Friburgo

En cuanto a la movilidad, tampoco tendrás que preocuparte por cómo llegar a los sitios, ya que toda la población tiene siempre cerca una parada de tranvía que te conectará con cualquier punto de la ciudad. O si lo prefieres, puedes moverte en bici sin problemas, gracias a sus más de 400km de carriles que se han creado para ello.

Cuando quieras viajar fuera del casco histórico y sumergirte en la naturaleza, solo tendrás que subirte al que es el funicular más largo de Alemania (recorre unos 1.200 metros en 20 minutos), encargado de conectar el centro de la ciudad con la Selva Negra, concretamente, el famoso cerro Schauninsland.

Funicular que conecta Friburgo con la Selva Negra

Si te apasiona el senderismo o sencillamente quieres saber de primera mano si los bosques de esta región son tan verdes y frondosos como parecen en las fotos, ésta será una más de las razones por las que mudarte a Freiburg. Y es que hay multitud de senderos que puedes recorrer con imponentes miradores en plena naturaleza que harán que llenes la memoria de tu móvil con las fotos tan sólo el primer día que lo visites.

Calle del centro de Freiburg

En definitiva, su emplazamiento, su clima y el desarrollo que ha vivido la ciudad en los últimos años hacen que cada vez más empresas y personas decidan visitar Friburgo para conocer de primera mano cómo se vive de manera sostenible sin renunciar a ninguna de las comodidades del mundo urbano. Un lugar precioso, sostenible, con ambiente universitario y buen tiempo… No tardes mucho en hacer las maletas 😉 

 

Abrir chat