fbpx

Sí, sabemos que el alemán es un idioma que, visto desde fuera, asusta. Y mucho. Pero, ¿realmente es un miedo fundamentado? ¿De verdad es tan difícil como parece? Vamos a analizarlo.

La gran mayoría de experiencias en la vida dependen de la perspectiva con la que las mires. Suele ser muy típico que, cuando visitas un parque de atracciones, al mirar la montaña rusa desde fuera sientas miedo y te parezca demasiado fuerte. Y puede que en ocasiones esto sea cierto, pero a menudo ocurre que, una vez que te has subido, descubres que no era para tanto y que podías disfrutarlo mucho.

 

Periódico berlinés

 

Lo mismo ocurre con el alemán. Es un idioma que siempre ha generado fama de ser difícil, agresivo, duro… Pero nada más lejos de la verdad. Los alemanes no siempre están enfadados ni hablan gritando como creemos los españoles. Bueno, puede que estando de fiesta sí monten bastante bullicio, pero no a diario. En realidad, si te alejas de estos prejuicios, el alemán resulta ser una lengua bastante susurrada gracias a su sonido /sh/ y además, casi siempre se pronuncia todo tal como se escribe, al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, con el inglés, lo cual facilita mucho el comenzar a entender las primeras palabras y expresiones.

Si aún no te has convencido del todo, te vamos a dar unos consejos para que puedas soltarte y compruebes que, como con cualquier idioma, con práctica y tiempo lograrás hablarlo con soltura.

Sumérgete a fondo

Sí, el concepto de la inmersión lingüística es un éxito asegurado a la hora de aprender una lengua extranjera. Cuando viajas a otro país donde no hablan tu mismo idioma, no te queda más remedio que intentar entenderles y hacerte entender como puedas. Esa necesidad de comunicarte hace que tu cerebro asimile la información a un nivel mucho más alto.

El instinto de supervivencia acelera la capacidad de absorber todas esas nuevas palabras y expresiones. Por ello, si tienes la oportunidad de vivir en Alemania, no dudes en aceptarla. Escuchar alemán las 24 horas del día hará que tu mente se acostumbre y se adapte rápidamente y te será muchísimo más fácil aprender alemán.

 

Estudiantes ordenador informal

 

Sal de tu zona de confort

Los españoles tenemos la costumbre de intentar hablar en nuestro idioma siempre que podemos. Muchas veces ocurre que cuando viajamos al extranjero, si encontramos un grupo de españoles (o italianos, portugueses…) nos pegamos a ellos como lapas.

Es normal que por afinidad decidas acercarte a estos grupos y disfrutar de esa cercanía, que cuando estás fuera de casa te hace tanta ilusión. El problema es que así se forman una especie de guetos de los que luego es muy complicado salir. Y la verdad, no olvides que has viajado al extranjero para aprender idiomas, así que sal de ahí. Intégrate en grupos de alemanes, socializa, conoce gente local de todas las edades con la que compartir experiencias y anécdotas. Esto va a hacer que te vayas soltando y que cada vez puedas hablar alemán más fluido y con gran riqueza de expresiones que verdaderamente se utilizan, más allá de las que te enseñan en los libros de texto.

 

Tablet y ordenador

 

Netflix and chill, pero en alemán

Tengas o no la oportunidad de irte fuera, ver películas y series en el idioma que quieres aprender es otro de los clásicos consejos que siempre funcionan. Puedes comenzar con aquellas que están enfocadas a un público infantil o familiar, ya que seguramente el vocabulario sea bastante más sencillo; o, si lo prefieres, ponte a ver tus series y películas favoritas en alemán, con o sin subtítulos. Lo importante es que tu cerebro se vaya acostumbrando a escuchar el nuevo idioma para que te sea más fácil adoptar nuevas expresiones o corregir tu pronunciación. Pocas excusas son mejores que ésta para poder pasarte las tardes en modo sofá, manta y peli.

 

Jóvenes charlando en el salón

 

Vergüenza cero

Suéltate y habla, no importa que te equivoques. La vida diaria no es un examen. Relájate y no tengas miedo de hablar porque con la práctica es como mejor se aprende. Añade unas risas cuando tengas un fallo y a seguir intentándolo, no pasa nada. ¿O acaso los niños cuando comienzan a hablar no se equivocan nunca?

No te olvides que frente a un idioma nuevo estás en ese mismo punto, así que se trata de tomártelo con calma y seguir practicando. Con cada error estarás más cerca de hablar alemán correctamente.

En definitiva, al contrario de lo que pensamos, el alemán es un idioma como otro cualquiera. Lo importante es la voluntad de aprenderlo, ser constante y tener paciencia. Esperamos que con estos consejos dejes de tener pesadillas con la lengua germana y te decidas a comenzar a practicarlo. Bis bald! 🙂

Abrir chat