En los últimos tiempos Alemania se está consolidando como la primera opción entre los trabajadores españoles que deciden hacer las maletas y buscar trabajo o formación fuera de nuestras fronteras. Tradicionalmente este papel correspondía al Reino Unido, pero desde el Brexit el panorama ha cambiado por completo. Alemania siempre ha sido la opción más razonable, pero el idioma siempre nos ha parecido una barrera infranqueable, comparable a estudiar para la NASA. Nada más lejos de la realidad. Ahora, con la nueva situación política y económica hemos empezado a dirigir nuestra mirada al país de Merkel. ¡Y es una alternativa llena de oportunidades!

Creo que la mejor forma de hablar de las ventajas de hablar alemán, vivir y estudiar en Alemania es imaginarse una Europa SIN Alemania. Empecemos (solo algunos datos significativos):

–          Es la primera potencia económica europea, la tercera a nivel mundial

–          Es la tercera economía exportadora del mundo

–          En época de crisis sigue necesitando manos de obra y emprende programas para atraer mano de obra (cualificada y no cualificada) a su mercado en todos los ámbitos

–          Es el mayor contribuyente histórico de la UE

–          El sueldo bruto anual medio es de 52.185€ (en España es de 27.537€, es decir ellos cobran un 90% más que nosotros)

–          El coste de la vida es un 16% más caro en Alemania que España (pero ellos cobran un 90% más)

Además sin Alemania no habrían existido Porsche, Mercedes, BMW, Audi, Bosch, Beethoven, Kraftwerk, Thomas Mann, Rilke, 94 ganadores del Premio Nobel, Die Toten Hosen, la serie Dark, el Bayern de Múnich, Lidl, Rammstein, Scorpions, Thermomix, Adidas, ALDI, y un etc. casi infinito…

En fin, menos mal que tenemos a Alemania con nosotros en Europa. Y lo bueno es que hablar alemán quiere decir tener acceso a todo ello (bueno, vale, también puedes tener un Porsche sin hablar alemán, con poder pagarlo es suficiente).

Pero, ¿cuáles son las ventajas para ti, en tu día a día, en tu futuro? Es cierto que es un idioma más complicado que otros, pero a cambio da acceso a una amplia variedad de oportunidades en el mundo académico y en el mercado laboral. Muchas de sus universidades están entre las mejores del mundo y han dado grandes científicos y empresarios.

Aunque, probablemente, lo más interesante para ti serán las oportunidades que se te abren en el mercado de trabajo. Necesitan trabajadores en prácticamente todos los campos, desde la medicina (médicos, enfermeros, y todo tipo de sanitarios), hasta conductores de camiones, trenes y grúas, pero también directores de hoteles, chefs, camareros, educadores, ingenieros, matemáticos, y así hasta casi todas las profesiones que te puedas imaginar.

Las condiciones laborales allí son muy distintas de las de España. Por ejemplo, la conciliación familiar se lleva a cabo por plena convicción por parte de todos y, sí, trabajo es trabajo, no suelen mezclar el ámbito personal y el profesional.

Además, gracias a los horarios de trabajo podrás compatibilizar sin problemas este con una extensa oferta de actividades de ocio, ya que casi todas las ciudades cuentan con equipos de gran variedad de deportes, asociaciones culturales de todo tipo, clubs de hobbies y aficiones, etc.

Si además te gusta viajar, viviendo en Alemania te encuentras en pleno centro de Europa, sobre todo si vives en el sur del país. Todo está cerca: Suiza, Austria, Chequia, Francia, Holanda, Italia, etc. ¡Cuántos viajes nos cuentan nuestros antiguos alumnos que ya viven allí! Todo esto forma parte del enriquecimiento personal que implica aprender un nuevo idioma y abrir un nuevo horizonte profesional, ya sea por elección personal o llevados por las circunstancias.

También la oferta cultural en Alemania es extensísima, casi sin importar qué género te guste. Por ejemplo, hay muchos locales donde grupos desconocidos pueden tocar en directo, así que si eres músico aficionado ¡podrás tener una oportunidad!

Además, mola decir que uno habla alemán, porque no es tan difícil como prepararse para la NASA, pero los demás creen que sí…

Abrir chat